domingo, 16 de octubre de 2016

Brexit,punto de no retorno y la venganza de la Tierra.

Siempre me he declarado un gran lector de James Lovelock y de su teoría de Gaia, dicha teoría entiende que la Tierra es un macroorganismo formado por los distinto ecosistemas que forman la biosfera junto con la litosfera o capa más externa del globo terráqueo. Me he leído toda la serie de libros de él, sobre este tema. Y le he dedicado varios ensayos para tratarlos. Hace unos días se ha informado por distintos medios de comunicación, prensa escrita y televisión, de dos fenómenos muy relacionados con el cambio climático con la enfermedad de Gaia: el Antropoceno como la nueva Era geologica, que finalmente ha sido aprobada oficialmente por 50 cientificos versados en la materia de la estratigrafía, esta nueva era geologica en la que estaríamos ya inmersos dentro del cuaternario (tratado en el ensayo anterior). Y el segundo es que hemos sobrepasado el denominado "punto de no retorno", es decir que la temperatura global de la Tierra, ha superado un máximo y al alcanzarse este punto, ya el cambio climático es irreversible, hagamos ya lo que hagamos. Sólo se podría mitigar, pero no revertir como se hizo con el "agujero de ozono". Todas estas noticias coinciden con el cataclísmo político del Brexit británico. Los peores augurios que vaticinaba Sir J.Lovelock en su libro "La venganza de la Tierra", se han dado. También se describían a parte de estos hechos indicandos, que Gaia o la Tierra ha enfermado con una canícula, de la cual saldrá adelante como tal, pero que puede significar, nuestra sentencia de muerte, la extinción de nuestra especie. Las Islas Británicas segun se relata en su libro funcionarían como una especie de oasis dentro del caos climático y se convertirían en arca de la civilización. No comparto mucho esta idea pero seguramente desconozco muchos datos científicos que pueden apoyar semejante ídea. Los fenómenos de largas sequias, y grandes inundaciones, huracanes de grandes dimensiones nunca vistos y ciclones acabarán poco a poco con la agricultura y el tejido industrial tal como lo conomenos. Por lo que habría que defender lo poco que quede de nuestra civilización de oleadas de emigrantes en busca de refugio. Ya que sino sucumbirá hasta este último refugio. Las medidas de dexconexión del Brexit que han surgido entre otras causas por la emigracion producida por el desastre la guerra de Siria. Serían infimas, comparado con lo que se nos viene encima con el cambio climático en 50 o 100 años. Pero demuestran el creciente sentimiento de defender lo nuestro por encima de lo que sería el resto. Espero que como sucedio con las ideas de la evolución de mi querido Charles Darwin, que mal entendidas produjeron políticamente el nacionalsocialismo, que estas ideas sobre el cambio climático, también mal entendidas, caígan en políticas de aislamiento de los paises, con sentimientos de miedo y xenofovias. Un largo número de paises ya se han apuntado por desgracia a no compartir, y a politicas aislacionistas, como Hungría, u otros países que ya estan inmersos en procesos similares. Lo que si que está claro, es que si nos enfrentamos ya a este terrible escenario de grandes castratofes naturales, epidemias, cambio de costas y una infinidad de cambios más. Sólo podremos sobrevivir como especie, si estamos bien unidos, toda la humanidad, como una única especie que se enfreta a uno de sus peores desafíos. (Foto de Justo y Raquel agosto 2016, de la biblioteca personal de los Marqueses de Peralada.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada