sábado, 5 de junio de 2010

La teoría de la simbiogénesis.


Lynn Margulis es una precursora de dicha teoría, en la que se restaría importancia a las mutaciones genéticas aleatorias, y considera las relaciones simbiogenéticas, que dan lugar a procesos simbiogenéticos, como los responsables de la aparición de la mayoría de las novedades evolutivas, es decir la diversificación de las especies de GEA.
Margulis indica que los fenómenos de la simbiogénesis no son casos aislados como se entiende actualmente en el neodarwinismo.
Es una firme defensora de las Edades de Gaia, ya tratado en este blog. Esta teoría nos aportaría más claridad al hecho evolutivo. Para Margulis los animales y plantas poseerían un alto grado de complejidad, y se deberían a la formación de comunidades de individuos menos complejos/las bacterias. Su visión de las bacterias iría más allá, de aquellos organismos patógenos que son estudiados en medicina. Serían los artífices de los distintos organismos que constituyen o han constituido nuestra GEA o GAIA. Dicha línea de pensamiento nos ayudaría a ver a los agentes o motores evolutivos como organismos plenamente vivos y no como mutaciones aleatorias, producidas al azar. Ya que los organismos presentarían una tendencia a formar entidades evolutivas cada vez más complejas. Es decir no seríamos más que una comunidad compleja de bacterias.
Por tanto gracias a los procesos simbiogenéticos se produce el progreso evolutivo. Mediante el intercambio y la adquisición de genomas. La mutación por lo general produciría un empobrecimiento de las especies y no su progreso, si acaso tuvo un papel destacado sería en sus etapas más iniciales.
Estas ideas que no nos plantean una visión competitiva de la evolución, como en el neodarwinismo. Si no que darían unas ideas afines a las de los biólogos alemanes y rusos del s. XIX basadas en la cooperación y la asociación, como motores de la diversidad de las especies.
La geología aporta datos importantes a esta teoría como lo hizo en el darwinismo y posteriormente en el neodarwinismo. Sobretodo en el estudio del registro fósil. Como son los estudios de ciertos fósiles estudiados en China que datan de hace aproximadamente de unos 600 millones de años, y que indicarían los primeros pasos en la simbiogénesis para la constitución de los líquenes, a través de la unión de los genomas de las algas o cianobacterias y la de los hongos. Constituyendo una propia especie que no es ni alga, ni un hongo. Margulis constataría que el origen de las especies, se debe según sus palabras, a bacterias decididas y rápidas sobre una gea o tierra de una tectónica activa, y bajo un sol energético. Sus guerras, uniones, encuentros sexuales, victorias y dramas. Constituirían los fragmentos de una narración, que constituiría la historia de la Tierra. La más grande de las jamás contadas. De la cual sólo creemos conocer una pequeña parte. Seguiremos completándola entre todos.

Texto: Justo Tarancón y fotos: Raquel y Justo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada